Un Estado psicópata pare sociópatas

Un psicópata es una persona/Estado (lo añado y espero explicarme) narcisista, que no siente empatía hacia el sufrimiento ajeno, ni remordimientos, con una elevada inteligencia que le permite manipular a quienes tiene alrededor, y que suele reincidir en sus acciones.

Estados Unidos es un Estado psicópata. Definitivamente. Conducido desde los púlpitos, explicado por la industria del entretenimiento, en perpetuo estado de guerra interna y externa contra la impureza intelectual, racial, económica que siente como ofensa, con mandamientos bíblicos como sistema jurídico, narcotizados por un sueño primario y primitivo donde matar es aceptable loable defendible, un daño colateral de su destino manifiesto.

Un Estado narcisista que se autopercibe define siente como el pueblo elegido blanco-protestante-anglosajón post nórdico-dueño de la razón-inventor de la democracia libertades derechos-hacedor de sueños-poseedor del bien de la pureza frente al mal de impureza de las “razas inferiores”-de las creencias erróneas-incapacidad intelectual-de las libertades innecesarias-de las democracias mestizas-la vagancia-la deformidad.

La falta de empatía ante el sufrimiento ajeno ha forjado su expansión territorial y su poder económico, a través del aniquilamiento exterminio e incumplimiento de leyes y tratados con los pueblos originarios, los “indios”, con sus vecinos mestizos impuros degenerados, con los que eran difícil de ubicar en un mapa. Y su poderío económico en el que sustentan su cuerpo legislativo, sus derechos y libertades corporativas, en la esclavitud, esa fuente de energía que mueve la economía gracias al trabajo esclavo de personas que parecen ser pero no lo son, que deben agradecer su transformación de animales a esclavos.

Ni remordimiento tiene cabida en su construcción identitaria del destino manifiesto (divino y llamado a cumplirse) desbordado de matanzas robos esclavitud (formalmente erradica y realmente sostenida a través de la falta de derechos, del sobrante de guetos de los nuevos campos de algodón que son las cárceles) invasiones golpes de estado en países de medio mundo bombardeos por tierra mar y aire, de los  nucleares químicos…

Una elevada inteligencia destinada a manipular a su entorno por ser considerarse sentirse víctimas con derecho a la violenta legítima defensa. Basta acudir a los archivos de sus administraciones, a las actas de sus cámaras, a los discursos oficiales de sus políticos, a las bibliotecas, a las hemerotecas de los medios de comunicación para recabar que una mala mirada, una palabra mal ubicada, un error de interpretación, una libertad innecesaria, un exceso de natalidad fueron son y serán motivo más que suficiente para desencadenar una justa y sanadora masacre, intervención, bloqueo, castigo porque la letra con sangre entra. Y así, la esclavitud se justifica como libertad y las guerras como misiones pastorales y el amarillismo y las fake-news en premio a la libertad de prensa (tiene pelotas que el coinventor de la desinformación amarillista, Pulitzer se haya convertido en el máximo premio a la libertad de prensa).

Reincidir en sus acciones es la pauta de los psicópatas y así es su historia, no la del entretenimiento, la que les acompaña en “su normalidad” desde el XVIII al presente y el futuro que vendrá. Sorprenderse por un Trump es desconocer la larga lista de presidentes habidos en la Casa Blanca que lo dejan como un bebé de pañales y han forjado su historia de victimas que se vieron en la necesidad de matar.

Un Estado psicópata pare sociópatas capaces de agarrar un fusil de asalto y descargar sus victimismo al estilo del papá Estado, matando. En una escuela, un supermercado, una iglesia o en los linchamientos supremacistas. Pare sociópatas que crean asociaciones del rifle, que enseñas a sus crianzas a disparar para defenderse del otro, el de siempre, el diferente, el impuro, el viene a robarles su sueño de anglosajones blancos protestantes con un destino manifiesto. Pare odio sin remordimientos ni empatías. Y frente a su espejito se ven puros bellos únicos frente a ese mundo a catequizar; por las armas.

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s