meta-verso, un puro-verso

(hay imágenes imborrables) Esta es en el cruce de 18 de Julio y Ejido (pleno centro montevideano): estoy parado delante del semáforo, en la vereda de enfrente en diagonal y hay una cola de personas para entrar en una de las nuevas hamburguesería de una cadena estadounidense. Recién arrancó la década de los 90 y no entiendo nada. O sí y me resisto de puro asombro. Cómo (me pregunto) una población con cultura carnívora acostumbrada a la paleta, aguja, asado, pulpón, cuadril, lomo, nalga, peceto (por decir algunos) se autoconvocan a ingerir esa masa de carne picada de opaca procedencia que necesita enmascararse con salsas y otros aditivos que acompañan con papas fritas congeladas (con la mayoría de las adicciones necesitan romper la barrera del cuerpo y recuerdo haberlas probado y sentir, a los minutos, una extraña sensación en mi panza). los miro. los supongo dando el primer mordisco. los creo transportándose a un mundo de dibujitos animados -estatuas de la libertad- ruta 66 en 6 cilindros-bandas de rock blancas con solo estribillos-parques de atracciones con ratones y patos-surferos recién teñidos al atardecer-cowboys fumando sobre el caballo. Fin de la imagen.

Mark Zuckerberg, lo siento, a lo mejor es de carne y hueso pero desde que apareció en la escena pública tuve la sensación de estar viendo un cyborg un androide o un robot revestido de piel humana. Será su inexpresividad facial, el mecánico y perfecto corte de pelo que enmarca su androide mirada, esa piel de apariencia silicona, neutra, anclada de una eterna franja etaria en la adolescencia de la adultez. Un blanquito sin rasgos.

La pegó con las redes sociales. Incuestionable por sus apuntes contables. Entramos todos, de alguna manera estamos todos (el todos solo hace referencia a un tercio de la población mundial, que parece ser, es el número que secretamente estiman como viables-público objetivo-ideales-perfiles). Supongo (me pregunto) que todos han sentido en algún momento hastío impotencia disgusto repudio en esos mundos paralelos de las redes sociales donde forzadamente participamos y que si decidimos (decidir es un verbo claramente comprometido que cada día más se arrincona tan solo en las constituciones).

La pegó, pero se pasó de frenada. Todas las redes carecen de airbag para cuando chocan en sus delirantes trayectorias con la realidad palpable. Y, lo juro que no lo digo a mal pero sigo pensando que es un robot, está en na procura de imponer un nuevo consumo: el metaverso. Un nuevo mundo paralelo para el futuro donde se participa de lleno o a medias pero siempre a escala 1:1. Cada día un ejemplo nuevo, una solución nueva a una necesidad que desconocíamos tener, pero en nada tendremos. A alguien se le ocurre dudar que en el mundo de todos futuro nos levantemos cada mañana en dos, tres, cuatro, tropecientos mundos paralelos deseados y necesitados como vitales (otra vez me pregunto, pero ya sé la respuesta). Instantes y momentos orgásmicos ad-hoc (a los aromas de dos con sus infinitas combinaciones, uno prefabricado como las salsas de las hamburguesas. seguro que gustará)

El mundo de los mundos paralelos que habitamos cuando consumimos tiene larga data; despiertos o en sueños. No seamos malos, es una de nuestras debilidades. La ficción. En todas sus acepciones soportes canales. Seguramente en la sede de Menlo Park, allá en California (estado con nombre de mítica leyenda medieval de proezas o de cálida fornax, vaya uno a saber), hayan desechado la chicana rioplatense de llamarle al verso como sinónimo de relato adornado o directamente mentira. Y si bien no crearon el término, ahora lo abanderan e imponen. Y (qué le voy a hacer), me viene la imagen de una hermosa librería llamada Puro Verso. Y es lo que es el meta-verso, un puro-verso de universos que los que vienen atrás ingerirán. Veremos si mantienen la chicana de reírse de sí mismos. (por favor)

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s