Recuerdasipuedes la margarita deshojada

Salsipuedes vivesipuedes sientesipuedes amasipuedes trabajasipuedes riesipuedes cantasipuedes escribesipuedes besasipuedes abrazasipuedes hablasipuedes llorasipuedes paresipuedes comesipuedes caminasipuedes duermesipuedes…

Fue la matanza de 1831, el asesinato de Charrúas en el arroyo Salsipuedes cuando arrancó el relato, apenas un combate entre la civilización y la barbarie; eso dijeron. Así lo escribieron y durante generaciones así lo estudiamos. Un relato de un territorio que es biblia con otros tantos de otros tantos territorios, plagiados adaptados versionados, de sometimiento castigo desolación muerte, de poderes mandatos divinos, de elegidos rechazados esclavizados, de epidermis claras quemadas oscuras, de sangres puras impuras fragmentadas, de libertades entendidas merecidas excluyentes, de democracias a según quién a según cómo a según cuándo a según dónde.

Un país sin indios fue el comienzo de un relato civilizatorio donde la preposición aún sigue cumpliendo su función tenebrosa del descarte de personas bárbaras incivilizadas oscuras menstruantes pensantes de otras vidas posibles. Les dan miedo. Les jode, mucho y me alegro, mucho.

Deshojar la margarita, ajenos al relato, es saber que todos sus pétalos tienen la misma respuesta: te quiero no estás pero estás. Algo que hace rabiar hasta el delirio de aquellas personas que quieren ser victimas siendo victimarios cómplices secuaces odiantes, los que niegan golpes, dictaduras, imperios, guerras civiles, estados que secuestran, torturan, asesinan y desaparecen personas.

No hay relato para aquella mujer expresa política que creó una margarita a la que le faltaban pétalos y se convirtió en la imagen de Madres y Familiares de Detenidos Desparecidos. Fue en 1989. Se podría escribir una tesis. No hace falta. Se entiende en cualquier punto de la rosa de los vientos. Cada 20 de mayo, y van 27 veces, “La marcha del Silencio”, nos recorre la columna y la avenida. Las fotografías las margaritas el silencio. Todos somos familiares de las 194 personas detenidas desaparecidas por un Estado que aún hoy, está ausente, callado, cobarde para no molestar a los uniformados y a quienes los financiaron de traje y corbata.

Cada mundo en la tierra tiene una génesis real donde surge el mito de su relato identitario que justifica la vida sin el otro el vacío el olvido. La grieta cada vez es más grande, pero en algunos lugares, gritando en silencio se da la pelea.

Recuerdasipuedes a la margarita deshojada porque dice: Memoria, verdad y justicia.

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s