«Ganamos, perdimos, el pesto se lo dimos»

“Ganamos, perdimos, el pesto se lo dimos…” era el cántico de botijas cuando regresábamos de una derrota. Un cántico de olvido, de orgullo intacto, de alguna controversia a rememorar para contradecir al placar del resultado con nuestro juego en equipo. Ahora que lo recuerdo (he de decir que en no pocas veces la tarareé pa´mis adentros en infinitas derrotas que supone esto de vivir), imagino a los vecinos escuchándonos nuestro coral y agudo cántico de regreso al tiempo que con esa ternura de sabernos los sacachispas del mañana, pero sin poder evitar levantar sus cejas: “sonaron”. No había dramas había barrio y éste, además, estaba lleno de zaguanes donde esconderse de la lluvia y a veces de la policía cuando los partidos en la calle-cancha eran estruendos insoportables a la hora de la siesta y mandaban a los desgarbados canas de la seccional para poner orden (recuerdo una vez que tras corrernos varias cuadras, un uniformado pasado de kilos y apunto de vomitar el almuerzo, nos llamó desde una esquina pidiendo tregua a la escena de cine mudo: “no jodan más botijas con la pelota. ¿No pueden jugar más tarde? Sabemos donde vive cada uno y para la próxima marchan presos sus viejos”. Nunca ocurrió. Se quedaban con la pelota. Si alguna vez te agarraban, una hora o las que fueses hasta que te fuesen a buscar los viejos, te sentaban en la comisaria mirando el busto de Artigas). Sin dramas. Sabíamos quiénes llamaban y hasta nos compadecíamos por esos vecinos a los que vivir en el barrio con sus calmas y estallidos de euforia era una condena, un descenso a los infiernos de sus vidas. Eran vecinos no vecinos a la fuerza de su mísero destino. Vivían a contrapelo (eso creía y creo que cómo se han desarrollado los años en algo estaba equivocado) no siendo parte. No eran más que nadie, pero creían serlo y según recuerdo, tenían las leyes de su parte. Pero nosotros las desconocíamos y he de decir que, tras la apariencia de buena conducta, disfrutábamos del calor cómplice de nuestros viejos y los viejos de los demás y de los tíos nuestro o ajenos, de los abuelos propios o prestados, de los familiares putativos donde es difícil e injusto discriminar la sangre a la hora de ser primos o tíos. Todas las casas tenían un plato servido para una urgencia o imprevisto un mate con bizcochos para un desayuno la leche también con bizcochos o galletas o pan con dulce de leche para la merienda.

“Ganamos, perdimos, el pesto se lo dimos” vuelve en estos días por el asunto del referéndum. Es inevitable, y más en la distancia y más en el hemisferio norte y más por el terrible avance del individualismo como bandera y más por el verbicidio de la palabra libertad y más porque aquellos no vecinos hoy se disfrazan de vecinos, los más vecinos los más amables los más generosos (aunque nunca pusieron para el tablado) los más populares. Y es inevitable porque desde esta distancia se escucha el cántico y levanto las cejas sabiendo que también me equivocaba que el “ganamos” significaba estar, ser parte y nunca renunciar al futuro. En este largo camino que los más emprendieron primero al recolectar las firmas, 800.000 ni más ni menos, en la desigual campaña de enfrentar al aparato del estado con sus nuevas normas y formas, en el pestilente uso mediático, llegar a hoy, 27 de marzo, con las ganas e ilusión intacta aun sabiendo que la policía conoce donde vivís, es más que una alegría, es el pesto un baile una insolencia en estas cada vez más desdibujadas democracias a las que no se renuncian pero, ¡carajo!, cuestan.

Está pareja la votación, pero se escucha a la muchachada “ganamos, perdimos, el pesto se lo dimos…, ganamos, perdimos, el pesto se lo dimos…, ganamos, perdimos, el pesto se lo dimos…” Y eso, ya les jode a los no vecinos que ahora son gobierno. Sí.

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s