La culpa fue del chachachá

La culpa es de Francia. La culpa es del no gobierno, véase anarquía resultante y olvidada de la postguerra de liberación en Libia que yace traspapelada sobre un escritorio de asuntos a reparar del Subsecretario de la Secretaria de la Dirección Internacional para el Desarrollo de Democracias, Asuntos Religiosos y Explotación de Materias Primas Público-Privada de Naciones Unidas (SSDIDDAREMPPPNA por sus siglas en esperanto y espanto). La culpa es de Marruecos que chantajea a las bienintencionadas democracias europeas con el Sáhara Occidental. La culpa es de Turquía nostálgica del Imperio Otomano codiciosa, rara, entre europea y asiática, conflictiva, poco fiable, digna de una pasión y por ello pasajera, despechada. La culpa es de Siria, otro caso casi parecido de la SSDIDDAREMPPPNA. La culpa es de Argelia, temida y acariciada. La culpa es de Mauritania (bueno, primero aclaremos que linda con Marruecos y Senegal). Este, Senegal, también tiene la culpa. La culpa es de Guinea Conakry, Togo, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil, Mali, Congo, Benín, Camerún, Liberia, Sudán del Sur y Norte, Ghana. La culpa es de Irak que no reconstruye con los buenos, geniales, de vaqueros y lentes de sol contratistas y así no hay que viva. La culpa es de Afganistán donde gobiernan los malos más malos, pero recontra malos (los veremos en alguna película del 007 porque Rambo tenía el límite intelectual que tenía y los confundió con los “luchadores por la libertad” y parece ser que en el fondo le tomaban el pelo, de ahí la vincha en su pelo, como al matón de esquina). La culpa es de China que anda sobrada de personas y se alivia por los aliviaderos fronterizos para colonizar a los que, toc-toc, tocan su muralla. La culpa es del islam, ya lo dijo un apóstol obispo de Valencia, que disfraza de desesperación a sus muyahidines de corta edad. La culpa es de Bielorrusia, que ya es culpable por el nombre, por ser peón de la Madre Rusia que es tan genéticamente mala como lo fue la URSS. La culpa es de todas esas organizaciones, que tienen que marxistas porque de otra forma no se entiende, que los socorren en las aguas que rodean la península euroasiática. La culpa, sin género de dudas porque las otras pueden entrar en colisión con algunos intereses lícitos, democráticos, empresariales, geoestratégicos es de las MAFIAS DE LOS CONTRABANDISTAS HUMANOS, unos seres que imaginamos sucios, sin afeitar, tiradores de pedos y balas, con algún diente de oro, poco leídos, moradores de mansiones agujereadas, pero con piscina que utilizan de urinario, ordinarios. Sin duda, ellos son los culpables.

Anoche, en lo que fue el corazón y ahora es una frontera de Europa, 31 personas murieron en el Canal de la Mancha en sus aguas congeladas. Los habían visto zarpar. Una más de las 25 embarcaciones que se adentraron rumbo a las islas del Atlántico, esas que están sufriendo porque no podrán comprar todos sus regalos, emborracharse a gusto, manejar su automóvil para ir a recoger a los abuelos del cotolengo porque les falta trabajadores. Trabajadores blancos, cristianos, que agradezcan con un thank you.

Quizás, haciendo propio aquello que escribió en 1792 Rouget de l’Isle navegaron al son de la marcha de “¡Marchemos, marchemos! ¡Que una sangre impura inunde nuestros surcos!, que tanto emociona cuando van por los Campos Elíseos.

La cifra es secreto de estado. Tiene demasiados ceros. En décadas las muertes se han convertido en noticia de relleno. Alguna vez, cuando interesa, uno o dos días salta a la primera plana-se sacan fotos-prometen medidas-recursos-se muestran sorprendidos-hasta derraman una mediática lágrima y pasan página. La culpa es de. La culpa es de. La culpa fue del chachachá que cantaban los Gabinete Caligari.

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s