100 años

“hoy el abuelo cumpliría 100 años. piénselo durante un instante, inventen sus palabras y gestos, pero no le manden ningún mensaje porque no usa whatsapp. besos”, fue la comunicación madrugadora aún exenta por imposible de exclamaciones de felicidad, recuerdo almibarado-distorsionado-afectuoso de quienes aguantamos un otoño que avanza cuando realidad deberíamos estar en una polinizada primavera que despunta. Desordenado en su orden, ajeno en su presencia, padre soltero, ateo por varias iglesias, futbolista-boxeador-estudiante-carpintero-diseñador y médico de juguetes inconcluso, pasajero trasatlántico mareado, accidentado motorista e incurable tragador de kilómetros con los sentidos, apostador impenitente de perdedores e hincha porque los ganadores no lo serían sin los perdedores, de valores suyos casi siempre, solía contar anécdotas donde habitualmente salía mal parado para encontrar la humanidad del error y desmontar la frialdad del éxito. Sencillamente complicado para llevar la contra a la norma. Felizmente infeliz o infelizmente feliz es un tema que a nadie más que a él le competía. Y con todo el entrevero hizo lo que pudo, mucho o poco bien o mal aprobado o reprobado. Con 82 años su cuerpo gastado bien de bien dijo basta. Fue a estas horas. No está, pero estuvo.

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s