¡La casa de Franco!

1200px-A_Coruña_-_Pazo_Cornide_3.JPG

La peatonalización de la Ciudad Vieja ha revelado nuevos sonidos. No las campanas ni los camiones de la basura de las madrugadas que despiertan a las gaviotas y se arma el concierto. Esos son clásicos. Va ser que prohibir la llamada al culto para insomnes no será posible. Y racionalizar la contaminación acústica de los basureros con modelos eléctricos, tampoco. Lo de las gaviotas, bueno, son bichos. Y da gusto pasear por sus desiertas calles con historias prohibidas. O eso me gustaría creer con tanto olvido. Desde la atalaya del apartamento se escuchan las conversaciones y sobre todo los reclamos de mi vecino de 99 años que le pide a gritos a su cuidador que no baje por Cortaduría que aún es joven para morir en el desastre de piedras descolocadas desde hace 8 años y que nadie tiene a bien reparar. Dicen, es la consigna, que es culpa de Patrimonio. Y me tiene despistado si es Patrimonio del Concello, de la Diputación, de la Xunta, del Estado, de Europa, de la UNESCO o existe una oficina interplanetaria de Patrimonio con competencia en la trampa de piedras que es la calle. Así que es gracioso escuchar las salidas ocurrentes de mi joven vecino. Bajando hacia el muelle por la calle Santiago, cuando se juntan un grupo de turistas en visita guiada, la persona que ejerce de cicerone retiene a los visitantes en la esquina con la calle Tabernas para señalar que allá, a mitad de manzana, está la casa de Amancio Ortega, el dueño de Zara. Y se hace el rumor con exclamaciones y los teléfonos disparan improvisados selfies. Cuando son extranjeros he llegado a escuchar su posición en el ranking mundial de fortunas personales. Todavía no he escuchado a un grupo de japoneses que, obviamente, exclamarían “Zala”. Tampoco en el discurso ese brote de humanidad que un periódico local tuvo a bien publicar sobre cómo Ortega recogía los excrementos de su perro. Surrealista. Pero en mis diarios paseos por la Ciudad Vieja, que es mi guarida perfecta, me ha resultado desagradable escuchar, por la reiteración, que “ahí está la casa de Franco”. ¡La casa de Franco! Y si bien es cierto legalmente, creo que sería correcto promocionar su antiguo nombre: la casa Cornide. Y lo es porque allí nació José Andrés Cornide de Folgueira y Saavedra, personaje destacado de la ilustración gallega como geógrafo, naturalista y humanista, además de regidor de la ciudad. Y existe en su lateral una placa. Es decir, volver años atrás donde era habitual decir: “está es la casa Cornide, la que robó Franco (a pedido de su esposa)”. Pero es que además, fue la sede del ayuntamiento durante casi un siglo (XIX), e imagino que cosas importantes se decidieron dentro de sus muros. Y también institución docente (con cine). En fin, una casa del XVIII, reformada en el XIX con muchos más valores que el latrocinio de los Franco que perdura desde el año 1957. Difícilmente el gobierno local pueda recuperar la casa para el uso público. Sin embargo, forma parte del conjunto de la Ciudad Vieja y, al igual que en otras edificaciones, se debería contemplar algún sistema informativo físico que ayude al visitante a descubrir qué tiene frente a sus napias. Yo apostaría por relatos cortos de historias acaecidas en el edificio. Breves, quizás con código QR para quien desee ir a más honduras. Cornide, el ayuntamiento, la institución y como Franco-Polo se apropiaron de la casa. Quizás citar a Pedro Barrié de la Maza, que en 1957 la compró en subasta pública para cedérsela (que era ilegal). Quizás sería excesivo citar que este banquero obtuvo al año siguiente lo que nadie en la historia de la humanidad: ser el único acertante de un premio gordo de navidad (ni un décimo se salvó de su intuición sin parangón). Un relato atractivo, que informe y sumerja en los contenidos por ahora olvidados de un casco histórico. Un relato que reconduzca los sonidos de los visitantes: “¡la casa Cornide, otra de las que robó Franco!”.

Anuncios

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

One thought on “¡La casa de Franco!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s