Fúbtol insolente

11836920_10205717448394291_8900924328065186514_n.jpg

Un sorbo de mate es largo y caliente. Quizás por ello el deseo, la imaginación y la realidad se cruzan por delante de la mirada con tiempo suficiente para contradecirse. Anacronismo para muchos. Y bueno; según se mire. También se podría decir que es una sintaxis vital única y porfiada. Y sin quererlo. Creo. O así la experimento, repleta de comas, punto y comas y dos puntos. Llena de suspensivos. Es una irredenta presencia guaraní que desconoce fronteras. Que se bebe con acentos y en lenguas diversas. Y no se traducen los sorbos, que son tragos de agua caliente, por cierto, amarga. Yerba, que no hierba. Los pueblos originarios son generosos. Sus banderas son retales de muchas pieles, paisajes y misterios. La yerba, bueno, su regalo.

Quería escribir sobre mi íntima satisfacción del partido ganado a los rusos, pero me puse a tomar mate. Por suerte. Plasmar algo que emociona, desprevenidamente, es tarea ardua. Y a poco que se acelere la escritura todo se vuelve panfleto desbocado. Y mi emoción va por otro lado, lejos de la identidad construida que viene de fábrica en los estados. Es lenta e insolente. Después de demasiados años al fin ubiqué a mi insolencia sentado en la Rambla. Y con la cabeza en otro lado. Cosas.

Insolentes es la palabra que nos define. Insolentes por defender y hacer propio el perfil bajo como modus vivendi. ¡A quién se le ocurre! ¿Y por qué no? Cuando vivís en el exterior ya sabes que te confundirán con argentino, que dulce de leche, tango, carne, literatura, música, arquitectura y hasta contextualizar las palabras son patrimonio de la margen occidental del río. Que playas, paisajes, diversidad, carnaval o fútbol es patrimonio de los brasileros. O no. ¡Qué más da! Bueno, sería una insolencia compararse. O eso dicen.

En la reivindicación del perfil bajo, nadie nos compite. Ni en el fútbol ni en el diaria. De vez en cuando, con paternalismo, el paisito, que es un conjunto de insolentes de perfil bajo, se visibiliza para un público amplio y distante: qué la pobreza de Pepe, que la marihuana, que los jugadores de fútbol que están fuera. Pero elegir vivir ralentizando el tiempo, fuera de esas marcas países de éxito, creo que muy pocos darían el paso. A lo mejor, con el tiempo, se da y lo hacen. Y lo reivindican. Difícil, eso ya viene desde el origen confuso, de las incertezas que demandan tiempo para entenderlas. ¡Qué magnífica palabra confusión! Y sus sinónimos: caos y entrevero. Por no saber, no se sabe ni cómo nos independizamos. Si nos crearon los británicos, si nos independizamos de los brasileros o de los argentinos, si es mejor la orientalidad que la uruguayez, si fuimos deseados o simplemente repudiados. Por ahí anda el debate que es tranquilo. Tomando mate.

La verdad, me gustó el partido. Bien entendido, y como escribió Santiago Roncagliolo sobre su selección peruana: “Esta vez, por una semana, los peruanos de la pantalla se han parecido a los de la calle”. Lo mismo reconocí en mi pantalla desde un córner europeo en la selección uruguaya: sin prisas, solidarios, midiendo el momento, con brotes de genialidad inexplicables, sin miedo a meter la pata, besucones y contundentes a la par, serios y, sobre todo, jugados. Linda expresión para encarar la vida. Porque cuando no se es (ni favorito ni predestinado), jugarse por algo es sentir que los demás se equivocan en su olvido o menosprecio.

Ciertamente el fútbol es una droga. No lo es más que las tarjetas de créditos, vivir para trabajar, las creencias religiosas y las tendencias del consumo. Son los excesos los que matan. Así que es cuestión de tomar mate, que es diurético, para eliminar toxinas. La única droga que no tiene cura son las personas. Y volver a ser insolentes viendo el perfil bajo del fútbol. Fútbol de insolentes. De la orilla oriental.

Anuncios

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s