La Palmera

palmera-solitaria-en-el-desierto-del-sahara

La noticia del abrupto cambio de gobierno en el reino de España, “don´t disturb” la diaria en esta larguirucha isla de los territorios periféricos de Europa amarrada a África. La distancia ejerce apenas la sutil evocación al devenir económico de un cambio, pero es tan liviana que está a merced de los vientos. No interesan. Tampoco el nuevo y estrambótico gobierno italiano. Europa, esa centralidad supuesta, es, a su pesar, un vestigio del pasado. Y lo es porque la historia está arrinconada del conocimiento y solo aceptada como fanfarrias atronadoras de un imperio que, como el resto del mundo, está lleno de luces y sombras. La percepción de unicidad incrustada en el power point vital de los aborígenes euroasiáticos ha permitido las tropelías de gobiernos y corporaciones con la anuencia y el respaldo del voto. Las democracias han limitado sus herramientas haciendo creer que “lo democrático” es la capacidad de elegir y demérito de la decisión. Se elige lo menos malo. No se deciden modelos. Y, sobre todo, está la desidia, el “sitting vote”, como única participación. En el laberinto del minotauro, que es un pac-mac que intenta comérselo todo, ya sean derechos, libertades o deberes, las paredes están llenas de espejos para reflejar las realidades periféricas y suspirar aliviados al verse en el medio de la escalera. Lo que ocurre es que la actual es mecánica y sin moverse del escalón las distintas sociedades centrales descienden a un punto de partida. No es la primera vez que ocurre en la historia desde que Henrique O Navegante descubrió cómo navegar contra el viento. Ahora, tocar vivir. Y los cambios ni lo son ni tienen pinta de serlo. Festejábamos que se juzgue al ladrón. Y que se le condene. Vaya, algo tan normal ahora es un festejo. Y hasta un motivo de cambio. El laberinto, como lo proyectó hace décadas un olvidado estudiante de arquitectura, es un desierto con una sola palmera. Una metáfora acertada de los años que nos tocan deambular pérdidos.

Anuncios

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s