Espacios comunes

LINA_DSC2637.jpg

Se hace un nudo en la garganta cuando, frente a la puerta de pensión, sabes que ese será un nuevo y diferente espacio de vida. Las personas palmean la espalda en señal de júbilo, de reconocimiento por la decisión tomada, pero, con 18 años, es inevitable sentir una infinita sensación de soledad que todo romanticismo mal aprendido, o enseñado, lleva a tirar hacia adelante en la adversidad de ese momento. Desde afuera no se percibe. Y hasta hay una ligera fascinación al observar con la mirada curiosa de la infancia los espacios comunes de los conventillos, de los hoteles de migrantes, de los residenciales donde gastar la previa a la muerte en pareja, lejos de los pagos que una vez fueron los escenarios de vida. Espacios comunes llenos de relatos vitales sin un patrón definido más allá de un buen o mal recuerdo. De roces distraídos. De agrios perfumes sudados. Sin jerarquías. De infinitas ruedas de mate entre los que, puertas adentro, sienten que, al menos, son una ficha más en el maldito puzle urbano. Ciertamente, y al igual que los inevitables suicidios que sí o sí se producían cuando nos desplazábamos en barcos de línea, estos espacios de asilo, irremediablemente involuntarios, existen en cada uno de ellos con los que ya están condenados, los que han reducido a cuatro paredes sus sentidos y que solo soñando vagan por sus deseos de ser y a los que, por respeto, y al igual que los suicidas que se arrojaban por la borda para descansar en el océano, se debe aprender a no juzgarlos, a no elucubrar razonamientos entendibles. Es mentira el cartel que reza en la puerta: “pensión familiar”. Nunca lo es. Los espacios comunes son iguales en Montevideo, Buenos Aires, Madrid, A Coruña o Londres. En todas se lava la ropa a mano y se cuelga de ventanas, puertas y canillas.  Después, en la calle, entre otros, sus habitantes se camuflan de enfermedad de estar sanos, de ser normales.

Anuncios

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s