Siempre están

sebastiao-salgado-sahara-algeria-800x800

En algún momento de la vida, seguramente, hemos delinquido substrayendo instantes de otros. Hay quienes somos adictos y cuando la suerte, siempre buscada, nos enfrenta inconscientemente, sabemos que una y otra vez vendrán a la memoria. Y como no les pedimos permiso y usufructuamos los instantes, algo hay de delincuentes en nuestro accionar. No son libros. Tampoco tienen género o edad. No pretenden instruir. Creo, con mi profuso prontuario, que tan sólo son observadores de los hechos con una mirada propia, que interpretan, le otorgan ritmo, los aromatizan, casi siempre sin el beneplácito general, lo que los hace más fascinantes por su opacidad no alineada.

Personas con las palabras y el gesto entreverado, carentes del verbo fácil, que a la postre resulta homilía, aula o mitin. Llenos de matices, vericuetos y dudas fruto de darle vueltas a lo vivido. Por eso, aunque no lo pretendan, cuentan historias; por eso sus discursos están inconclusos, son únicamente instantes. Siempre a salvo de las postverdades, nunca monotemáticos, siempre biodiversos.

En todos años que me he vivido (omito los que tan sólo estuve de paso), el azar presidió los encuentros. Y éstos, casi siempre, han sido efímeros, esporádicos, sin construcción posible. Es como una sumatoria de singularidades que contextualizan los diferentes entornos por los que transitamos. A veces se hereda. Lo he comprobado. Nunca se copia. Ni es aprendizaje normalizado. Imposible e innecesario catalogar. Resilientes a la muerte de los sentidos que los prejuicios provocan, mantienen la curiosidad, el culo inquieto, la mirada. No es ficción, ni teoría de cuerdas. Para la mayoría son incómodos distorsionadores, fabuladores, acumuladores de contextos y hasta son vistos como condenados errantes sin la vitola opresora de intelectuales asimilados.

Antonio es el último contador de historias que conocí y el último en desaparecer en su forma física. Un tipo de mirada franca, sagaz, capaz de engatusar al tiempo entre riberas de su río que puesto en su boca no tenía fronteras ni momentos. Sus historias daban pie a la búsqueda curiosa de un espacio lleno de personas contradictorias que el oficialismo ideológico suele encapsular. El bar y los parroquianos de la comunidad de bosques, la montaña que quiso ser estación alpina, el Land Rover de tortuosos viajes más allá de los Pirineos que enlataba a su familia y facilitaba sueños, las mil y una vez que arrancó proyectos que nadie entendía. Contador y oidor. Intercambiador de miradas y oficios porque la cabeza está para sumar reinterpretaciones, situaciones, personas. Quizás él, junta a otras personas que no cito, por estar coleando y de pura cábala nomás, fueron quiénes de provocar una visión del territorio mucho más rica y profunda que en cincuenta años de vida predecibles. Nunca antes me detuve tanto a mirar el entorno donde en estos momentos habito. Nunca antes lo imaginé desnudo de prejuicios, buenos o malos, de preconceptos. Y fue una relación que no se mide, tan solo se disfruta. Igual que con Cantor, mi primer contador de historias teatrales, Rodrigo con su solemne visión parlamentaria, Manolo con las postales de una tierra para huir, Luis, Cristina, Santiago, Margarita, Rubén, Fernanda, Rabindranath, Pepita, René, María, el viejo, Heber, Eduardo… a los que recurro porque están, siempre están, en la memoria. Y el once de octubre, hoy, ironías del calendario, el llamado “último día de la libertad” en la América originaria y africana, con millones de historias aún por contar, de instantes para robar, se cumplen cinco años de su muerte. Dicen que los delincuentes tenemos códigos (es mentira), pero no olvidamos los instantes aprendidos.

 

Fotografía: Sebastião Salgado

 

Anuncios

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s