El día de mi suerte

hqdefault

El tipo se mete en el supermercado silbando el estribillo de “El día de mi suerte”. No lo hace mal y molesta con su entusiasmo a las viejas chotas y a los pitopaúsicos que arrastran los carros de la compra: “Pronto llegará, el día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte, seguro que mi suerte cambiará”. Pan, agua, fiambre y tres tomates. La dieta diaria de la crisis. Igual la silba. Es una droga natural. Los malditos Willie Colón y Héctor Lavoe se le colaron en la furgoneta el domingo, al amanecer, cuando se rebusca unos euros montando una feria, que le complementa el trabajo de la semana para alcanzar los astronómicos, 1.000 euros. Y lo alegró.

Chorus: Pronto llegará, El día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte. Seguro que mi suerte cambiará

Y estaba bárbaro silbarla porque tiene ritmo. Un rato antes, le dijo a su hija que estaba complicado que pudiese hacer volleyball. Los institutos públicos están buenos si se tiene “pasta” y 240 euros para arrancar, más la cuota mensual, no da. Igual, silbando le vienen ideas. Para colmo, sus colmillos salieron rebeldes y los dentistas empleados en las clínicas que financian a los pobres, le han dicho que 3.000 y solucionado, que las cuotas son de 100 al mes. Bueno, silbando en la bicicleta de los números. Y la pensión de mala muerte son 18 la noche y los dueños no entran por eso del calendario lunar. Octubre, son 31 días. Y cómo tiene dos hijos, suma y sigue silbando, ya verás: “Esperando mi suerte quedé yo, pero mi vida otro rumbo cogió, sobreviviendo en una realidad, de la cual yo no podía ni escapar. Para comer hay que buscarse el real”.

Chorus: Pronto llegará, El día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte. Seguro que mi suerte cambiará

La calle esta revuelta con el asunto de la independencia de Catalunya. Desde hace unos años, la desocupación y la esclavitud laboral ya no son temas. Prima el “por algo será”. Aunque la precariedad le absorba, hay hueco para la mirada, aunque sea descreída. Le pone también sentido del humor para no perder amigos, ya perdió bastante con el cimbronazo económico, cuando se endeudó y no pagó: “Ahora me encuentro aquí en mi soledad, pensando qué de mi vida será. No tengo sitio dónde regresar y tampoco a nadie quiero ocupar. Si el destino me vuelve a traicionar, te juro que no puedo fracasar. Estoy cansado de tanto esperar y estoy seguro que mi suerte cambiará. Y ¿cuándo será?”

Chorus: Pronto llegará, El día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte. Seguro que mi suerte cambiará

Así lee y calla. No va. ¿Por qué ir cuándo es una pelea entre iguales? Gobiernos liberales devenidos en neoliberales, tigres europeos, corruptos hasta la médula porque solo hablan del territorio, de su propiedad, como feudos y, unos y otros, apelan a la emoción de quiénes solo son tratados como vasallos de un imaginario colectivo. Y calla porque son tiempos de irreflexión, de olvido, de posverdades. Lamenta que no chirríen las neuronas de acompañar a los “señoritos”. Recuerda, que la mayoría de gobiernos liberales que promovieron independencias actuaron como sus antiguos patrones. Recuerda que, sin embargo, hubo personas dignas. Porque entiende que las independencias surgen por el avasallamiento de personas. Recuerda que, el primer presidente uruguayo se convirtió en el mayor genocida de aborígenes y que hubo que transitar casi dos siglos para desmenuzar una heroica figura construida. Y también, que se recurrió a Artigas para darle el aval emocional. Y se negó. Solo muerto lo elevaron a prócer que si no el discurso era incompleto. Con el tiempo surgió un movimiento de liberación nacional para combatir a los herederos de la independencia. Difícil trance el que se vive y estúpido no escrutar los deseos de las personas. Porque más allá de posicionamientos, nada es ni debe ser para siempre y las calles nunca hay que dejarlas, pese a las jaurías policiacas que todos los gobiernos tienen.

Chorus: Pronto llegará, El día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte. Seguro que mi suerte cambiará

“Sufrí la parte de mi vida ya, sin un complejo de inferioridad. Por eso no me canso de esperar, pues un día Dios a mí me ayudará. Y el día que eso suceda escuche usted, a todo el mundo yo le ayudaré. Porque tarde o temprano usted verá, cómo el día de mi suerte llegará, Y ya lo verá”. En sus rutas de furgoneta, sus compañeros, que están peor, de donde él recién escapa, hablan de sus realidades: uno que necesita juntar unos euros para irse a Suiza, “qué lo sabe, qué hay trabajo, qué es cuestión de dormir en un albergue durante una temporada, después una pensión,  pero algo siempre sale, qué se lo dijo un amigo que lleva unos meses” y el otro que aterriza desde Nigeria, a este paraíso, que cuesta todo pero que no es África y que cuando le toque el euromillón, “a todo el mundo le ayudará”

Chorus: Pronto llegará, El día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte. Seguro que mi suerte cambiará

Silbando entre vecinos, cada uno en la suya, la droga le funciona y parece que se va a comer el mundo, aunque garúe y el otoño le intente oscurecer el paso. Silba, pocos silban en estas latitudes. Su vida está llena de placeres serios. Tienen miedo a la locura de silbar castillos en el aire. Ya conoce la canción: “Esperando la vida he de pasar, este martirio no podré aguantar. Y pregunto hasta cuándo durará, tal vez si lo podré sobrellevar. Si el destino me vuelve a traicionar, te juro que no puedo fracasar. Estoy cansado de tanto esperar y estoy seguro que mi suerte cambiara. Pero ¿cuándo será?” La única solución es enfrentar la realidad o silbarla, “pero, ¿cuándo será?”

Chorus: Pronto llegará, El día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte. Seguro que mi suerte cambiará

Anuncios

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s