Cabeza a cabeza

images

Los resultados de las elecciones de la primera vuelta en Argentina tienen dos ganadores. Detesto esa milonga tan habitual en casi todo el mundo donde todos ganan: los que tienen más votos, los que suben en sus resultados comparativos y aquellos que se erigen en posibles jueces. La realidad es que Scioli y Macri, más allá de sus dos puntos de diferencia, enfrentan el ballottage del 22 de noviembre en igualdad de condiciones, cabeza a cabeza a pocos metros del disco de llegada, pendientes del voto de la parcialidad de Massa.

Argentina es un país importante en el marco regional y del llamado mundo de habla hispana. Marca tendencia, nos guste o no. Los resultados y aunque parezca contradictorio es un aplauso a los gobiernos kirchneristas que con sus políticas sociales sacaron del pozo a una clase media acorralada en el sistema financiero. Empobrecidos, sin trabajo ni sistemas sociales que garantizasen los mínimos para vivir, la clase media descendió un escalón para compartir durante un tiempo la precariedad en las que muchos, por desgracia, sobreviven desde su nacimiento. Durante 13 años se avanzó cuesta arriba con políticas productivas, de deuda, sociales y de memoria. El acceso al trabajo y al emprendimiento rehabilitó a buena parte de la media argentina que instalados en una cierta comodidad prestó oídos a su interés principal: la propiedad privada.

Las clases medias en los sistemas democráticos liberales, y más aun en los neoliberales, son inestables con el tiempo, cíclicas, vulnerables. En los períodos de bonanza el discurso que mejor asimilan es la reducción de costes, siempre asociados con los impuestos, para mantener la titularidad de la propiedad. Ya sea una casa, un vehículo, una empresa, etc. las personas se desprenden de la solidaridad, rechazan las políticas sociales y crean un discurso propio donde cada uno es el ejemplo a seguir en el trabajo. Diferente es cuando bajan ese escalón. El conocimiento se vuelve una abstracción.

En ese campo Macri, con un pasado familiar y propio tenebroso, lleno de egoísmo y ambición, se maneja como pez en el agua. Es el espejo de triunfo que toda persona de clase media le gustaría alcanzar. Menos impuestos, más olvido de los olvidados, ambientación internacional a cambio de privatizaciones y, sobre todo, los privados somos los mejores gestores. Algo sorprendente a poco que se gire la cabeza y se analice los resultados de otros macris del pasado. Y en ese campo, Scioli está a medio camino, tan solo.

Macri y Scioli, Scioli y Macri, no dejan de ser otra singularidad del modelo argentino. No es ni mucho menos el único país que se rige por el carisma más que el programa. Los ejemplos son intercontinentales. Argentina es y ha sido un país de peronistas, balbinistas, menemistas, frondicinistas, alfonsinistas, kirchneristas (versión bicéfala de Néstor y Cristina) y hasta de videlistas porque en el recuerdo de la dictadura cívica militar, Videla es en lo simbólico su principal figura. Macri ha sabido manejarse en la creación de la figura mientras que Scioli todavía, quizás si logra alzarse con el triunfo lo modifique, es un actor secundario del cristinismo.

Sobre el papel, la adscripción peronista de Massa debería inclinar la balanza a favor de Scioli. Tengo serias dudas. Argentina, más allá de la presión mediática nacional e internacional que es muy intensa, vive un momento de oportunidades. China pateó el tablero internacional del comercio y en lo regional comparte espacio con otros países ricos en recursos. El desempleo es bajo y un cambio de gobierno podría incluir regalos de la economía buitre a cambio de futuros negocios. Massa se dejará querer por ambos candidatos, podrá ser la imagen templada del macrismo o el contrapeso a políticas sociales del sciolismo. En lo particular y con visión a largo plazo, quizás, se incline por construir el massismo dentro del macrismo. La verdad es que no existen verdades y Scioli y Macri están, cabeza a cabeza, en la recta de llegada.

Publicado por

carlosdeus

Periodista independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s